cómo cultivar aloe vera a partir de semillas

Cómo cultivar aloe vera a partir de semillas

Si te has preguntado cómo cultivar aloe vera a partir de semillas, debes saber que es un proceso más simple y sencillo de lo que te puedas imaginar. A diferencia de otras suculentas, donde este proceso es algo más complicado, así mismo en comparación con la reproducción del aloe a partir de esquejes, el uso de semillas para cultivar esta planta, es un proceso bastante eficiente. 

De igual forma reproducir aloe vera mediante semillas, permite cultivar versiones más raras y exóticas de esta planta.

En la siguiente guía te te enseñaremos las medidas a tomar antes de inciar y también todos los pasos involucrados en el proceso.

Aloe Vera

Cómo cultivar aloe vera a partir de semillas de forma adecuada

Para comenzar, es necesario contar con semillas de buena calidad para de esta forma poder iniciar con el proceso de propagación. Las semillas de Aloe Vera y de otras suculentas es posible encontrarlas en viveros, distribuidores o en linea en tiendas como Amazon u otras similares.

De forma alterna, también es posible extraer las semillas de las plantas maduras de aloe. Una planta madura es aquella que tiene al menos cuatro o cinco años de vida y ya es posible visualizar sus semillas en las espigas.

Si tu aloe está ya en la edad madura, podrás ver las semillas de color marrón grisáceo a negro fácilmente dentro de las flores en las espigas.

 

Para obtenerlas de las flores, solo debes dividir la vaina y de esta forma recolectar las semillas. Sin embargo, toma siempre en cuenta que las semillas deben ser oscuras, y nunca de un color más claro, pues en este caso te indicarán que no están listas aún para germinar.

¿Es posible recolectar semillas de Aloe y cultivar luego?

 

Luego de recolectar las semillas es posible sembrarlas de forma inmediata y de igual forma podrás recolectarlas y esperar a una época ideal, como la primavera para sembrarlas al aire libre y aprovechar el período activo y el clima adecuado.

Para conservar y almacenar las semillas luego de ser recolectadas, pueden ser guardadas dentro de un sobre de papel. Así mismo el ambiente ideal para mantenerlas de forma optima es un lugar fresco y oscuro, como una gaveta.

¿Cómo sembrarlas de forma adecuada?

 

Cuando decidas que ha llegado el momento de cultivar aloe vera a partir de semillas, es necesario utilizar el sustrato adecuado  y también una buena maceta o recipiente apropiado.

en cuanto al sustrato, es necesario utilizar uno suficientemente suelto, y con buena capacidad de drenado de agua. Por ejemplo, es buena una combinación de cantidades iguales de turba y arena, esta combinación evitará el exceso de humedad y asegurando no dañar la semilla y así mismo preservar a la futura planta.

También puedes agregar abono para suculentas si lo deseas. Esto mantendrá el suelo sano y lleno de nutrientes.

En cuanto al recipiente, puedes usar el que tengas a la mano. Por lo general, es buena idea optar por un recipiente plano, ya que requieren menores cantidades de sustrato. También es la mejor opción si eres un principiante en jardinería.

Solo asegúrese de que el recipiente esté bien limpio antes de llenarlo con el nuevo sustrato. Esto es para prevenir el crecimiento de hongos más adelante y para asegurar la salud de su planta.

También es necesario asegurarnos que el recipiente tenga agujeros por donde pueda drenar el exceso de agua luego de regar.

Finalmente para proceder a sembrar, coloca las semillas en el centro de la maceta o recipiente, luego rocía un poco de agua y extienda las semillas en el medio colocándolas a una pulgada de distancia entre sí.

Luego cubre las semillas de Aloe Vera con el sustrato que has preparado previamente.

Coloca la maceta con las semillas en un lugar donde reciba suficiente luz solar y donde la temperatura sea cálida.

Recuerda que el sustrato debe estar lo suficientemente húmedo, pero debes asegurarte de no regar en exceso.

También puede sembrar las semillas directamente al aire libre en lugar de en un recipiente si vive en climas cálidos.

¿Pero cómo es el riego adecuado para cultivar Aloe Vera a partir de semillas?

 

Tal vez uno de los puntos que no te ha quedado claro hasta este momento del artículo, es cómo regar las semillas de forma apropiada.

Pues, durante las primeras semanas, solo debes humedecer ligeramente el sustrato hasta que las semillas comiencen a brotar.

La germinación de las semillas de Aloe Vera generalmente ocurre luego de que han pasado dos a cuatro semanas, dependiendo del tipo de planta de aloe que usaste para las semillas.

 

 

Asegúrese de colocar tu recipiente cerca de una fuente de luz solar directa, sobre todo si lo tienes en el interior de tu casa. La temperatura adecuada fomentará el crecimiento saludable de las raíces.

También puedes utilizar un calentador de semillas. Utiliza esta herramienta hasta que observes que las raíces están creciendo bien.

Una vez broten, riega el sustrato justo debajo de las plántulas. Esto proporcionará suficiente humedad a las raíces y, al mismo tiempo, evitará el crecimiento de hongos y otros daños en las hojas de la nueva planta.

También es este punto es necesario controlar el riego y mantenerlo en los niveles adecuados.

Sembrado de las plántulas una vez  germinen las semillas

 

 

Una vez la nueva plántula haya desarrollado cuatro o más hojas, es momento de trasplantar cada una de ellas en macetas por separado.

El sustrato adecuado para usar en las macetas de las nuevas plantas es una mezcla de piedra pómez, arena y abono orgánico.

Una vez tengas todo listo para transplantar, retira con cuidado las plántulas del sustrato anterior y planta en las nuevas macetas.

Riega las nuevas plantitas dos veces a la semana, tomando siempre en cuenta que no es necesario ahogarlas y solo humedecer el sustrato.

Ahora, que conoces todos los pasos y cuidados que te permitirán cultivar aloe vera a partir de semillas ya te podrás animar a cultivar las tuyas en casa.

Este es un proceso simple y gratificante y definitivamente te brindará una experiencia relajante y maravillosa mientras observas cómo las semillas se convierten en plantas felices y saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *